Páginas vistas en total

miércoles, 21 de mayo de 2014

REFUGIOS ANTIAÉREOS DE ORIHUELA.

REFUGIOS ANTIAÉREOS:

                     LA DEFENSA PASIVA.  LOS REFUGIOS ANTIAÉREOS

El bombardeo sobre ciudades y sus poblaciones civiles adquirió carta de naturaleza como táctica militar en la Guerra Civil Española. Dada la superioridad aérea del bando nacional, durante la mayor parte de la contienda, la mayoría de estos bombardeos se produjeron sobre zona republicana, Guernica, Bilbao, Barcelona, Valencia, Cartagena, Almería, etc. 
Las autoridades republicanas a fin de proteger a la población crearon la Junta Central de Defensa Pasiva, de la que dependían las Juntas Provinciales y las Juntas Locales, cuya misión principal era proteger a la población de los bombardeos de la aviación franquista. Estas instituciones, junto con los ayuntamientos, se encargaron directamente de la construcción de refugios antiaéreos, editaron además una serie de folletos proporcionando las indicaciones técnicas necesarias para que los vecinos y asociaciones pudieran construir sus propios refugios. 



                  REFUGIOS ANTIAÉREOS EN ORIHUELA

En el caso de Orihuela el Consejo Municipal se encargó directamente de la construcción de los principales refugios, así en las Actas Municipales está atestiguada la construcción o demolición de varios refugios antiaéreos, entre ellos destacan:

El Refugio de la Plaza Ramón Sijé, excavado bajo la plaza y formado por cuatro galerías paralelas. (A.M.O.* B-60, Sesión Supletoria 7-I-1937)

El Refugio de la Calle Santa Justa, excavado en la roca caliza del Monte de San Miguel. (A.M.O. B-61, Sesión 28-IV-1938 y Sesiones de 23 y 28-II-1939

Refugio Antiaéreo del Túnel de San Francisco, excavado en la roca de Las Espeñetas, de considerables dimensiones, con capacidad para carros. (A.M.O. B- 60, Sesión Supletoria 7-I-1937)

 Refugio de la Plaza del Carmen. (A.M.O. B- 60, Sesión Supletoria 7-I-1937)

 Refugio de Jesús María.  (A.M.O. B-62, Sesión de 4-V-1940)

Refugio de San Sebastián. (A.M.O. B-62, Sesión de 4-V-1940)

Varios sótanos acondicionados como refugios. (A.M.O. B-60, Sesión Supletoria 10 de XII-36)




De estos refugios son tres los que se han conservado en relativo buen estado:

                 REFUGIO ANTIAÉREO DE LA PLAZA RAMÓN SIJÉ   
                                         (actual Plaza del Marqués de Rafal) 

Se inicia su construcción en diciembre de 1936, aunque posiblemente no se concluyó hasta junio de 1937. La obra se ciñe a uno de los modelos propuestos por la Junta de Defensa Pasiva, “refugio en galerías a poca profundidad”. Ocupa prácticamente toda la plaza y consta de cuatro galerías paralelas intercomunicadas, con accesos en dos esquinas de la plaza mediante escaleras. El techo no es abovedado sino que está formado por una losa de hormigón y vigas de hierro, tenía además una cubierta de obra que sobresalía más de un metro sobre el nivel de la plaza y que no se ha conservado, pues se retiró en abril de 1940.

                                                      

                           REFUGIO DEL TUNEL DE SAN FRANCISCO

Refugio excavado en la roca caliza del Cabezo de Las Espeñetas, realizado mediante la explosión de barrenos. Su construcción se inició en 1937. Lo conforma un único túnel de sección rectangular con las esquinas redondeadas. Mide unos 26 m de longitud, con una anchura entre 3,35 y 3,68 m y una altura entre 2,69 y 3,60 m.




                              EL REFUGIO DE LA CALLE SANTA JUSTA

DESCRIPCIÓN:

Consiste en un túnel de trazado sinuoso excavado en la roca. Tiene  entre 2 y 2,50 m. de altura y una anchura entre 1,50  y 3,60  m. Iniciaba su recorrido junto a la Calle Santa Justa, en el retén de la Policía Municipal, para después de unos 80 m. salir por la actual C/ Triana.
Toda la obra está excavada en la roca, apreciándose las marcas de los barrenos, solo la entrada y dos cuñas anti-metralla, situadas en sus proximidades, son obra de mampostería y cemento.  Junto a lo que fue antiguo retén, se conserva también una interesante bóveda de ladrillos algo peraltada, típica de este tipo de construcciones defensivas. Las actuales escaleras de acceso son obra moderna.
 Según referencias del antiguo capataz municipal de obras, la puerta original del refugio no sobresalía hacia la calle, como pasa actualmente, estaba situada sobre el muro en que se abre el túnel, por contra eran las escaleras las que invadían la calle. Fue el propio capataz quien dirigió las obras de construcción del tejadillo de la entrada, entrada que se cegó en los años 90 para acondicionar una hornacina alicatada, con una Virgen de Triana  pintada sobre azulejos. 








                ANTECEDENTES HISTÓRICOS Y ARQUEOLÓGICOS DEL INMUEBLE

El Consejo Municipal de Orihuela se encargó directamente de la construcción de los principales refugios durante la guerra Civil, entre ellos el de la Calle Santa Justa,  (A.M.O. B-61, Sesión 28-IV-1938 y Sesiones de 23 y 28-II-1939).
Fue uno de los últimos refugios en construirse, su obra fue acordada en Sesión del Consejo Municipal de 28 de abril de 1938.
Después de la guerra se usó como almacén municipal. Al construirse los Juzgados en los años 70 se cegó una de sus entradas. Siguió usándose como almacén hasta los años 90 del siglo pasado, fecha en que se clausuró la otra entrada para construir una hornacina que incluía un panel de azulejos con una representación de la “Virgen de la Esperanza de Triana”.
El 12 de enero de 2011 el Excmo. Ayuntamiento procedió a abrir de forma provisional el refugio, que llevaba prácticamente dos décadas cerrado. Se derribó el fondo de la hornacina y se procedió a la eliminación de los escombros y enseres que permanecían en el lugar tras sus años de uso como almacén.
Este mismo año de 2011 se restauró la escalera existente, se instaló iluminación, incluida la de emergencia, así como señalización de evacuación a fin de permitir el acceso al público, mediante visitas concertadas.
En 2013 se rehizo la escalera para facilitar el acceso al público, se cambió la puerta y se eliminaron los azulejos de la entrada, eliminando así todos los restos de la hornacina de los años 90.

VALORES PATRIMONIALES:

Estos  refugios antiaéreos tienen un doble valor patrimonial:

Material, en cuanto testimonio físico de un momento histórico concreto, la Guerra Civil Española.
Y simbólico, como testimonio del sufrimiento de la población civil en las contiendas bélicas y el esfuerzo del gobierno republicano por protegerla.
El Consell Valencià  de cultura y programas europeos como Landacapes of War, abogan por la conservación y puesta en valor de este tipo de patrimonio. El CVC ha propuesto su declaración como BIC (2004) o como BRL (2007 y 2011).

http://patrimoniohistorico.orihuela.es/p/blog-page_16.html

jueves, 15 de mayo de 2014

De cuando el “Canarias” bombardeaba el puerto de Dénia y las fábricas de juguetes hacían la guerra

De cuando el “Canarias” bombardeaba el puerto de Dénia y las fábricas de juguetes hacían la guerra.



  • Vent de Progrés propone una ruta por los escenarios de la Guerra Civil
Apostado más allá de la bocana del puerto de Dénia, a sangre y fuego, el crucero franquista Canarias lanzaba obuses a las antiguas fábricas de juguetes reconvertidas en fábricas de municiones. Mientras, la ciudad se defendía con baterías de defensa apostadas en Les Marines y en Les Rotes. Si era la aviación italiana la que bombardeaba, los niños corrían a refugiarse bajo el túnel del castillo. Los sindicatos gobernaban el Ayuntamiento, numerosos refugiados procedentes de la primera línea del frente republicano llegaban para buscar cama y lumbre, en el campo, la gente pintaba sus casetas de marrón para hacerlas invisibles a las bombas y, cuando acabó todo, los almacenes de la pansa  se reconvirtieron en cárceles. Dénia en guerra. La Guerra Civil.
Todavía está viva esa memoria. Todavía queda gente que vivió en aquella ciudad de retaguardia, siempre en vilo, con olor a miedo. Y algo más. Aunque no demasiados, todavía quedan rastros arquitectónicos y urbanos de aquellos tiempos. Para recuperarlos, la asociación “Vent de Progés” ha programado para este sábado a las diez de la mañana una ruta que sigue las huellas de la guerra por las entrañas de la población a través de diferentes escenarios. Lo hace consciente de que de vez en cuando es necesario volver a restaurar los recuerdos de aquellos años (1936-39), tal y como ocurre de forma más frecuente con otras época históricas de esta ciudad milenaria.
800px-Canarias_C211. Una canción sobre un barco que nunca fue hundido.La ruta correrá a cargo del arqueólogo Josep Ahuir y comenzará en la antigua lonja. No será por casualidad: por su importancia comercial, el puerto de Dénia fue uno de los objetivos militares de los enemigos de la II República y con él se cebó el Canarias (en la fotografía), al servicio de la marina de Franco. En agosto de 1937, este crucero protagonizó un sangriento bombardeo con tremendos efectos sobre la población civil. Era tal su capacidad de destrucción, que cuando su buque gemelo, el Baleares, fue hundido por un torpedero republicano en el cabo de Palos, se cantaba por las calles de Dénia aquello de que el Baleares ya está en el fondo del mar y pronto el Canarias irá a hacerlecompañía, según relata el historiador Vicent Balaguer. Aquellos deseos desesperados, por cierto, no se cumplieron: el Canarias sobrevivió a la guerra.
Tal y como relata Ahuir, el puerto de Dénia, vital para el transporte de mercancías, aún fue objeto de más capítulos bélicos: en junio de 1938 fue hundido en sus aguas el mercante francés Brisbane. Hubo cinco muertos.
2. Las fábricas de juguetes que hacían la guerra. El itinerario transcurrirá después por las calles Fontanella, Sandunga y Pintor Victoria, donde se asentaban algunas de las fábricas de municiones que eran blanco de los bombardeos desde el mar. La más famosa, en esa última calle, fue la de Sahuqillo. Antes de que se estallara la guerra, aquellas factorías se dedicaban a los juguetes y tras el 18 de julio de 1936 fueron incautadas por el gobierno de la II República para dedicarlas a la industria de la guerra. Sus antiguos propietarios, en general vinculados a las derechas, volvieron a tomar posesión de las fábricas después de la derrota del régimen republicano.
morand buena3. Las prisiones y el paredón. En el centro de la ciudad, hubo dos edificios que sirvieron de prisión. Por orden, la ruta del sábado llegará primero a la que se emplazó en el actual colegio Maristas y después al almacén de Morand de la calle La Mar (en la imagen), ocupada ahora por diversos comercios y pubs y que fue cárcel desde marzo de 1939 ,una vez que las tropas fascistas entraron en la ciudad. Allí fueron encerrados numerosos seguidores de la República. Cuenta la leyenda urbana que los familiares de los presos se apostaban en el edificio ubicado enfrente: el día que no los distinguían, temían que hubieran sido fusilados o trasladados a Alicante a la espera de juicios sumarísimos.
El acto más emblemático de la represión franquista acaeció en noviembre de 1939, cuando en la tapia del cementerio de Dénia fueron fusiladas 51 personas, entre ellas un antiguo alcalde de la ciudad, el socialista Salvador Beltrán. Por su lejanía, el camposanto no formará parte de la ruta, aunque sí constituye otro de los elementos de lo que “Vent de Progrés” llama “escenarios de la memoria de la Guerra Civil”.
tunel 24. Los refugios: que viene la pava. Como ciudad de retaguardia, Dénia fue sometida a duros bombardeos no sólo desde el mar sino también por parte de la aviación italiana que cruzaba los cielos procedente de las Baleares. Así, pues, era necesario buscar protección. Hubo refugios públicos y privados. Ahuir rememora por ejemplo los sótanos ubicados en la calle Marqués de Campo. En la fábrica Sahuquillo se emplazó otro, con una conocida forma de pirámide. Evidentemente, con el desarrollo urbanístico posterior de la ciudad todos los refugios han desaparecido a excepción de uno, excavado en 1937 bajo la dura roca del Castillo y que en la actualidad constituye el túnel que une el centro urbano con la parte norte de la ciudad, siguiente parada de la ruta del próximo sábado.
Hasta el túnel corría la población cuando llegaba la pava, el sobrenombre con el que se conocía a los aviones de Mussolini al servicio del fascismo español. Balaguer cuenta que fue en aquel subterráneo donde conoció a algunos de los niños de la guerra, como se llamaba a los refugiados que habían sido evacuados de primera línea del frente.
placa tunelMuchos ciudadanos, en cambio, optaban por escapar del centro de Dénia, muy peligroso a partir de 1937, y vivir en las casetas de Les Rotes, el Camp Roig o Les Marines. Aunque se trataba de una zona más tranquila, sus propietarios no querían correr riesgos: de ahí que pintaran de color marrón esas pequeñas casas de campo para camuflarlas de los aviones.
Balaguer también rememora que el último bombardeo sobre Dénia tuvo lugar apenas horas antes de que el 28 de marzo el ejército nacional ocupara la población. Para entonces, la ciudad ya estaba rendida. Aún así, hubo dos muertos en la calle Pare Pere. La historiadora Teresa Ballester contabiliza entre agosto de 1937 y marzo de 1939 al menos 25 fallecidos por causa de la aviación.
5. El búnker de Les Rotes. Para defenderse de los ataques desde el mar, la Junta de Defensa de la ciudad instaló cinco baterías de defensa, ubicadas en la playa de Les Marines, donde había dos, El Raset, el codo de la Escollera Norte y Les Rotes. Sólo quedan vestigios de esta última. Así que, tras la inspección del túnel del Castillo, el itinerario de Vent de Progrés dará un salto hacia el litoral para emplazarse en el conocido búnker de Les Rotes, todo un tesoro histórico por desgracia en la actualidad abandonado y sin señalizar.
bunker 1Vicent Ferrer, en su artículo Arquitectura Militar del siglo XX en Dénia (revista Aguaits), habla en realidad de una “plaza de artillería”  con un búnker en forma de U integrado en el terreno para no ser advertido por el enemigo y una cavidad hecha en el mismo hormigón que daba lugar a una caverna. 
Tal y como señala Ahuir, los escenarios de la guerra civil estarían concluidos con el sanatorio republicano de Benialdà, ubicado junto al Hospital de Dénia actual y casi en estado de ruina. De hecho, una campaña ciudadana evitó su total demolición hace unos pocos años.
CRONOLOGÍA.
FECHAACONTECIMIENTO
14 de abril de 1931Proclamación de la II República. En el Ayuntamiento de Dénia se arroja por el balcón el retrato de Alfonso XIII
18 de julio de 1936Golpe de Estado. Comienza la Guerra Civil. Dénia cuenta a partir de entonces con alcaldes de PSOE, UGT y CNT
1937Inicio de los bombardeos sobre Dénia. Llegada del cruceroCanarias. Construcción de refugios
Junio de 1938Hundimiento en el puerto de Dénia del buque francés Brisbane. Cinco fallecidos.
28 de marzo de 1939Último bombardeo sobre Dénia. Horas después, las tropas franquistas entran en la ciudad.
1 de abril de 1939Último bando desde Burgos. La Guerra Civil ha concluido.
Abril de 1939Consejos de guerra en Dénia
Noviembre de 1939Fusilados en el cementerio de Dénia 51 personas.